11 de diciembre de 2013


“El diario no hablaba de ti, ni de mí”.
Joaquín Sabina

Miro la barricada, el humo que ennegrece la calle, y aprieto el revólver. Afuera hay gritos y aquí tus ojos, que miran un león que en la tele, de Ushuaia a la Quiaca, olvida la muerte que en animales de dos ruedas busca la noche, la carne, la masa. Aterido, enfurecido, desesperanzado, cansado, roto oigo cantar a Dyango en la radio, y a Juan Gabriel y a Dios en las canciones de iglesia y a Karina y a Soda Stereo. Busco noticias de este desastre y no hay silencio más ensordecedor que estas canciones de ayer y mañana. Salgo porque sé que vendrán –que vienen, me dicen ya– mientras en la red hay poetas que se preguntan por la palabra justa y el verbo medido. Salgo, porque hoy, amor, igual como siempre, el hombre es lobo del hombre. 

2 Comments:

  1. Dolores said...
    Estremecedor. Magnífico, por eso mismo.
    Gastón Córdoba said...
    Flaca querida, no sé sí decirte "gracias". La sensación que me ha quedado ha sido y es la de desesperanza y desazón. Hace mucho quería escribir algo sobre Tucumán, pero no esto ni sobre esto. Lo escribí en caliente, que no es el mejor estado -dicen- para escribir nada. Sin embargo, quiero que se quede así, con ese sabor agrio.
    Esto que ha pasado me ha dolido mucho. Me resultó insoportable los festejos de 30 años de democracia y no porque crea que un regimen autoritario sea mejor. Me dolió que se callaran, que miraran para otro lado, que haya algún asesor que no transmitiera al gobierno nacional la magnitud de lo que pasaba aquí. Eso me dolió. En muchas cosas estoy de acuerdo con este gobierno, pero ésta no se la perdono. Como vos bien publicaste ese día, NADA QUE FESTEJAR.
    Siempre me consideré un agnóstico y alguien que creía en el hombre y sus potencialidades, pero después de los últimos sucesos el ateísmo me viene ganando.
    Un abrazo.

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.