domingo 15 de abril de 2012

En la actitud agónica de las manos
que, abajo y en primer plano, yacen
tendidas en el suelo no está la clave.
Sin tocarse, quieren ser el título
atroz y tenaz de la fotografía.
Es en la puerta de luz, centrada
en el fondo del encuadre, donde quieta
se cifra la derrota. Medrosa,
cegadora, apenas logra iluminar
las paredes sucias de grafitis,
la vida gris, en blanco y negro del cuarto.
En ella está el secreto: vana,
perdida, irrecuperable libertad
relegada al hambre de siquiera
un roce. Así, turbados, encadenados,
nos concibió Saudek en la imagen.
Del mismo modo, tal vez en una calle
de Praga y en este mismo instante,
él, solitario y apetente, camine
pensado en cuerpos coloreados
y viejos. Algo, sin embargo, en el fondo
de la escena lo inquieta: la misma
blanca, siempre brillante, puerta. 

Fotografía: Jan Saudek 
Para Biblioteca Parlante Haroldo Conti

2 Comments:

  1. Marie Collette said...
    Bella descripción.
    Gastón Córdoba said...
    Gracias, Marie. Y bienvenida.

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.