10 de febrero de 2012

Esta noche, larga,
amarilla en las habitaciones de insomnio,
la milonga en tu guitarra
ahonda y enturbia el paisaje.
Nunca tus manos quisieron otra mujer,
tan ajena y por eso tan tuya,
como las palabras.
Por ella, todavía, 
cada vez que viajas al cerro,
te busca, implacable, la muerte. 

4 Comments:

  1. Dia Nobre said...
    Que hermoso, Gaston!
    "Nunca tus manos quisieron otra mujer,tan ajena y por eso tan tuya.."

    El profundo en el sencillo.
    Gastón Córdoba said...
    ¡Gracias, Edianne!
    silvina guala said...
    Uff...muy intenso Zitarrosa y su guitarra negra tiemblan. Felicitaciones
    Gastón Córdoba said...
    Gracias, Silvina. En realidad, con Zitarrosa y su guitarra negra es uno el que acaba temblando. "Guitarra negra" es un inmeso poema.

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.